Llama ahora! Desde México: 01-800-225-8383 USA & Canadá: 1-866-387-6678 Internacional: +52 (998) 849-4911 Whatsapp: +52-998-321-1173

La ciudad Jaguar de Ek-Balam

No tan basta y famosa como Chichen Itzá, esta prospera ciudad debe estar en la lista de los mejores lugares que todo verdadero viajero debe visitar en la Península de Yucatán. Esta hermosa Ciudad ofrece una gran oportunidad para explorar este Patrimonio Cultural de la antigua civilización Maya, de asombrosa y escabrosa  belleza, Ek Balam es verdaderamente un lugar lleno de salvaje naturaleza que no puedes perderte.

En la lengua Maya, Ek Balam significa “Jaguar negro”. Después de que los Mayas abandonaran Ek Balam el sitio fue gradualmente cubierto por una delgada capa de tierra desapareciendo así por completo dentro de la jungla. A pesar de tener aproximadamente mil años de haber sido cubiertos cerca de 12 kilómetros cuadrados, no fue sino hasta finales de los 80’s que un grupo de arqueólogos notaron una formación perfectamente cubierta por montículos, desde entonces Ek Balam comenzó a generar mucha atención. Actualmente el sitio continua en excavación, para descubrir más de estas estatuas de piedra que se observan, obras incomparables, con cualquier otra Ciudad Maya. 

Escondida dentro de la Jungla Maya al Norte de Valladolid, se mantiene desértica como sí hubiese sido recientemente descubierta. Lejos de la superpoblada y lujosa Zona Hotelera de Cancún, escapase de la multitud del turismo de fiesta, quienes tienden a perderse éste tipo de espectáculos naturales como los son estas ruinas espectaculares, que alguna vez fueron el centro de la Civilización Maya que prosperó en la Península de Yucatán.

La única forma de llegar a este magnífico lugar es a pie, pero ¡no se preocupe! Realmente vale la pena el esfuerzo, no solamente porque los senderos que rodean están abiertos para practicar  excursionismo y  observar aves, sino porque es una de las últimas Ruinas Mayas en las que esta permitido escalar libremente hasta la cima. Puedes escalar a la cima de Acrópolis en Ek Balam, el esfuerzo es realmente gratificante porque el increíble panorama que ofrece es digno solamente de un rey. No hay barandillas a lo largo del camino ni nada que lo detenga, así que usted puede realmente explorar toda la magnitud de Ek-Balam. Esta interacción única y la falta de multitud hace mucho más excitante el recorrido tanto para los nuevos visitantes, como para aquellos que regresan. 

Llegar a la cima de las pirámides y saborear de su ambiente tranquilo y sereno, te hará sentirse como sí realmente hubiese retrocedido en el tiempo.

Una vez que haya percibido plenamente el espíritu de los antiguos Mayas de las ruinas de Ek Balam, podrás disfrutar de un delicioso licor de miel el cuál puede adquirir en la tienda de regalos o sí lo que desea es conectarse aún más con nuestra madre naturaleza podrá refrescarse en algún Cenote cercano y disfrutar de otra impresionante experiencia inspiradora. 

No tan basta y famosa como Chichen Itzá, esta prospera ciudad Maya tan maravillosa como ella misma debe estar en la lista de los mejores lugares que todo verdadero viajero debe visitar en la Península de Yucatán. Esta hermosa Ciudad ofrece una gran oportunidad para explorar este Patrimonio Cultural de la antigua civilización Maya, de asombrosa y escabrosa  belleza, Ek Balam es verdaderamente un lugar lleno de naturaleza salvaje que usted no debe perderse.         

En la lengua Maya, Ek Balam significa “Jaguar negro”. Después de que los Mayas abandonaran Ek Balam el sitio fue gradualmente cubierto por una delgada capa de tierra desapareciendo así por completo dentro de la jungla. A pesar de que aproximadamente hace mil años de haber sido cubiertos cerca de 12 kilómetros cuadrados, no fue sino hasta finales de los 80’s en que un grupo de arqueólogos notaron perfectamente una formación de montículos, entonces Ek Balam comenzó a adquirir más atención. Actualmente la excavación continua en curso, las estatuas de piedra que se observan son obras incomparables, con cualquier otra Ciudad Maya.  

Escondida dentro de la Jungla Maya al Norte de Valladolid, se mantiene desértica como sí hubiese sido recientemente descubierta. Lejos de la superpoblada y lujosa Zona Hotelera de Cancún, escape de la multitud de turismo de fiesta quienes tienden a perderse este tipo de ruinas espectaculares que alguna vez fueron centro de esta Civilización Maya que prosperó en la Península de Yucatán.

La única forma de llegar a este magnífico lugar es a pie, pero ¡no se preocupe! Realmente vale la pena el esfuerzo, no solamente porque los senderos que rodean están abiertos para practicar  excursionismo y  observar aves, sino porque es una de las últimas Ruinas Mayas en las que esta permitido escalar libremente hasta la cima. El recorrido hasta la cima de Acrópolis en Ek Balam, es realmente gratificante porque el increíble panorama que ofrece es digno solamente de un rey. 

No hay barandillas a lo largo del camino ni nada que lo detenga, así que usted puede realmente explorar toda la magnitud de Ek-Balam en su totalidad. Esta interacción única y la falta de multitud hace mucho más excitante el recorrido tanto para los nuevos visitantes, como para aquellos que regresan. 

Llegar a la cima de las pirámides y saborear de su ambiente tranquilo y sereno, lo hará sentirse como sí realmente hubiese retrocedido en el tiempo.

Una vez que haya percibido plenamente el espíritu de los antiguos Mayas de las ruinas de Ek Balam, usted podrá disfrutar de un delicioso licor de miel el cuál puede adquirir en la tienda de regalos, o bien sí lo que desea es conectarse aún más con nuestra madre naturaleza podrá refrescarse en algún Cenote cercano y disfrutar de otra impresionante experiencia inspiradora.